En este particular año escolar, los alumnos noveles fueron recibidos con globos y un árbol con bolsas de golosinas. De este árbol colgaban pequeñas bolsas cónicas pintadas a mano en las que los padrinos del curso 3º habían escrito sus deseos para los de 1º, sustituyendo al tradicional reparto de cucuruchos de ingreso, que, por la situación actual, no fue posible. Para que los nuevos alumnos pudieran ver a sus padrinos, éstos realizaron un pequeño baile acompañado de un rap de bienvenida, que los recién llegados pudieron ver antes de la entrada a sus clases. Con saludos desde la distancia comenzó la aventura de la Primaria.

Deseamos a todos un primer año escolar lleno de éxito y salud.